Boltaña

Soy sus Gentes

Aguilar

Aguilar

Anteriormente fue una despoblada aldea junto al barranco Ferrera, en la margen derecha del río Ara. Afortunadamente la repoblación ha devuelto a sus calles la vida, prueba de ello son las deliciosas mermeladas y conservas artesanales que se producen en Aguilar.

Destacan tres caseríos, adosados a una corta collada, coronada por dos puntones calizos de forma dentada. En la parte más elevada dominan los volúmenes de la parroquial, obra románica de estilo lombardo del siglo XI, con numerosas remodelaciones posteriores. Dedicada a San Miguel se halla en lo más alto de un pequeño cerro a poniente del caserío. Algo enmascarada por árboles que la rodean, es fácilmente localizable por la torre que se elevó sobre la capilla añadida en época tardía en que la adosaron a su muro sur. El ábside semicircular que forma la cabecera, presenta una típica decoración altomedieval a base de una serie de arcuaciones ciegas prolongadas por sus correspondientes lesenas.

Foto cedida por Eva García

COMO LLEGAR: Por la carretera A-1604, que por la Guarguera nos encamina hacia el puerto de Monrepós y hacia Huesca, deberemos acceder por una pista sin asfaltar que aparece a mano derecha, recorrido aproximadamente un kilómetro desde que atravesamos el río Ara. Zigzagueante pasa bajo la vertical de Silves y continúa con un buen trazado durante los cuatro kilómetros que hay hasta Aguilar.

Ascaso

Ascaso

Pequeño conjunto urbano ubicado a más de 1.000 m de altitud, entre el pico Navaín y el Tozal de las Luces. Algunas de sus casas lucen policromías que decoran ventanas o puertas. Los restos de un modesto templo dedicado a San Julián es lo que queda de su iglesia. Pero el elemento que da carácter especial a este núcleo son sus relojes de sol, como el que encontramos en la vieja herrería, que parece darnos la bienvenida al llegar.

Imprescindibles es la visita a sus preciosas pozas, en el entorno del antiguo puente de piedra del Barranco de Ascaso; así como su Festival de cine www.cineascaso.org a finales de agosto cuyo eslogan reza “La muestra de cine más pequeña del mundo bajo las estrellas del Pirineo Aragones”. ¡Te sorprenderá, no faltes!

A un Km aproximadamente del inicio de la pista forestal, nos encontraremos con Santa María de Ascaso, interesante pardina junto a la pista. La vivienda se encuentra prácticamente derruida, pero todavía puede apreciarse un enorme reloj de sol y una inscripción en su fachada sur, así como parte de los edificios auxiliares.

COMO LLEGAR: Ascaso está situado al final de una pista forestal de 4 km que arranca desde el km. 447 de la N-260 (Eje Pirenaico), a unos 3 Km desde la salida de Boltaña dirección Fiscal.

Campodarbe

Campodarbe

Aldea pirenaica situada en el Valle del Ara acercándose ya a las lindes del inicio del Valle del Guarga. Recorremos sus calles para encontrarnos con típicas viviendas de carácter rural en las que se recogen todas las características de la arquitectura popular del Sobrarbe.

Su toponimia procede de la contracción de “Campo de Arbe”. Sus típicas casas de piedra, de carácter rural, están distribuidas de forma irregular adaptándose al terreno. San Juan Bautista es el patrón al que se dedicó su iglesia del S.XVII, de clara factura barroca que consta de nave única y airosa torre a los pies.

En las inmediaciones, en la Cueva de la Sierra, se han hallado posibles restos de la Edad de Bronce. Desde Campodarbe se puede visitar la espectacular cascada del Confesionario y las idílicas badinas de color esmeralda como son las Pozas de San Martín.

Foto cedida por Eva García

COMO LLEGAR: Por la carretera A-1604, que por la Guarguera nos encamina hacia el puerto de Monrepós y hacia Huesca.

El Pueyo de Morcat

El Pueyo

de Morcat

Ya en la zona del Parque Natural de Sierra y Cañones de Guara, cerca de donde emanan las primeras gotas de vida del rio Vero, esta aldea nos muestra la arquitectura más tradicional y pintoresca de Sobrarbe. Viviendas dotadas de elegantes portadas, marcados hogares con chimeneas y hornos de pan, todo ello ya en desuso, nos muestran la exuberancia y actividad de la que gozó en su día el pueblo.

Este pequeño rincón del Biello Sobrarbe, hasta hace muy poco despoblado, se dibuja en lo alto de un cerro a 1.150 metros de altitud. Te enamorará su conjunto urbano, con rincones y callejuelas donde podemos apreciar todas las características de la arquitectura más tradicional del Sobrarbe. El Pueyo de Mocart tiene casas elegantes con portadas arquitrabadas y elegantes chimeneas; típicas bordas, una fuente abovedada, y algunos hornos de pan.

La iglesia parroquial de la Asunción, que data del siglo XVI, y se reformó en el XVIII, presenta una sola nave rectangular cubierta con bóveda de lunetos y cerrada con testero recto, nave, cinco capillas laterales, sacristía y atrio de acceso.

El agua forma parte importante de la vida del lugar, probablemente porque la fuente es el eje del mismo, y porque su ubicación en la confluencia de los ríos Isuela y Vero hace que todo se vertebre en torno a este preciado bien natural.

Foto cedida por Eva García

COMO LLEGAR: Llegar por la carretera del Guarga (A-1604) nos desviamos hasta llegar al Pueyo de Morcat. No te pierdas las panorámicas e impresionantes vistas de esta carretera. Se puede completar la ruta con la visita al despoblado de Morcat.

Espierlo

Espierlo

Hermosísima aldea situada en lo alto de un risco. Disfrutaremos de unas impresionantes vistas de buena parte del Sobrarbe. En una de las casas podemos admirar una de las chimeneas troncocónicas más representativas y bellas de la comarca.

Hablar de Espierlo es hablar de un pueblo que desafía la gravedad, entre los riscos asomado al barranco de la Guarguera, entre las poblaciones de Campodarbe y Boltaña. Las vistas desde aquí son envidiables y merece la pena la visita.

La aldea quedó despoblada en la década de los 40. Hasta entonces mantuvo dos casas abiertas. Una de ellas destaca por sus grandes dimensiones. La otra, más pequeña, merece mención su preciosa y bien conservada chaminera o chimenea troncocónica, posiblemente una de las más bellas de todo Sobrarbe. Un poco aislada hacia el oeste se encuentra la iglesia de San Martín del s. XVII, templo de una sola nave.

Completan el lugar unas cuantas bordas, pajares y corrales, un horno de cocer pan y la sorpresa de encontrarse con una “cerollera” milenaria, además de unos paisajes bellísimos.

Foto cedida por Eva García

COMO LLEGAR: Se accede por una senda que parte a la derecha en el punto kilométrico 45,5 de la carretera A-1604. Es poco más de 1 Km de empinada subida, unos 20´a pie. O bien podemos acceder a través del recuperado camino tradicional que unía Boltaña con Espierlo y Campodarbe.

Lavalle

Lavalle

Aldea a la que se accede desde la carretera que lleva a Sieste. Sus casas individualizadas y alejadas unas de otras, entre las que sobresale “Casa Monclús”, con oratorio particular, le dan un aire “desperdigado”.

Por la linde izquierda de Lavalle corren las aguas del barranco de Sieste, ideales para un chapuzón en verano. Al final de la carretera se llega al Condado de San Martín y a las pozas que llevan su nombre, idílicas badinas de color esmeralda sobre roca blanca como son las Pozas de San Martín.

Foto cedida por Eva García

COMO LLEGAR: Por la carretera que pasando por el Monasterio de Boltaña lleva hasta Sieste. Antes de llegar a la población tomar el desvío a la izquierda y seguir las indicaciones que llevan a San Martín.

Margudgued

Margudgued

Pueblo de gran belleza que presenta un casco urbano de estructura lineal, bordeando la orilla derecha del río Ara. Al igual que varios núcleos de la zona, éste tuvo que ser reformado casi en su totalidad tras el paso de la Guerra Civil. Muchas viviendas tradicionales se perdieron, pero otras como Casa Cambra, una de las más antiguas de este núcleo (S.XVII) se mantuvieron en pie, presentando en la actualidad una bella planta baja abovedada, un marcado hogar o estancia central y un patio interior con el suelo decorado a base de cantos rodados, formando sencillas formas geométricas. La Iglesia datada entre los siglos XVI y XVII, muestra una hechura humilde y un carácter eminentemente rural, pero destaca por el atractivo de sus muros interiores.

En la Plaza de Margudgued se puede respirar la autenticidad de la arquitectura popular pirenaica y sus detalles locales. Está situado en el margen derecho del río Ara y con una morfología urbana “lineal”, es decir, originalmente de calle única. Las hileras de casas fluyen paralelas al río, casi formando parte de su paisaje durante todo el tramo de ribera que ocupa el pueblo.

Foto cedida por Alicia Chiva

COMO LLEGAR: En la salida de Boltaña dirección Aínsa (N-260) tomar el primer desvío en dirección al Monasterio de Boltaña y Margudgued. En menos de un Km llegaremos a la población.

Matidero

Matidero

Muy cerca del nacimiento del río Alcanadre, en la entrada norte al Parque Natural de los Cañones y la Sierra de Guara, encontramos núcleos despoblados desde la década de los 60 como Bibán, Alastrué, Torruellola de la Plana y Torrolluala del Obico. Afortunadamente, cerca de ellos, Matidero se encuentra en proceso de repoblación.

Sus tres calles nacen en torno a la plaza central donde se levantan varias construcciones que siguen los modelos arquitectónicos populares con bonitos detalles en puertas y ventanas.

Este pueblo tiene casas del siglo XVII, aunque solo podemos apreciar sus restos. No así la iglesia de San Miguel, templo construido en mampostería erigido a mediados del siglo XVII. Tiene una nave rectangular y dos capillas laterales. La torre, de un solo cuerpo, se alza sobre su muro sur. No muy lejos se sitúa la escuela, edificio que no llegó nunca a utilizarse, ya que la Guerra Civil estalló unos meses antes de ser acabado. En frente, en una explanada, vivió el que dicen era el ejemplar de olmo más grande de Aragón, con sus 8 metros de perímetro y 27 metros de altura.

Merece la pena recorrer este entorno natural privilegiado. Regresar al pasado en estos núcleos, algunos de los cuales tienen citas documentales desde el siglo XI y disfrutar de la soledad dentro del territorio más salvaje y desconocido de Guara.

Foto cedida por Xisco Villalonga

COMO LLEGAR: Llegar por la carretera del Guarga (A-1604). A unos 19 Km encontrarás el desvío a Matidero. El acceso a la carretera es público, solo que tiene una barrera que en ciertas épocas del año se encuentra bajada para evitar que se escape el ganado. No te pierdas las panorámicas e impresionantes vistas de esta carretera.

Morcat

Morcat

Estamos probablemente ante uno de los pueblos deshabitados más bellos de todo el Pirineo. Este despoblado es uno de esos lugares que permanecen grabados en la retina del viajero que lo visita para siempre. Está situado en un privilegiado emplazamiento desde el que se contempla buena parte del Pirineo central y de la comarca de Sobrarbe.

Morcat se encuentra situado a 1.100 m de altitud en un magnífico balcón panorámico desde el que se contempla buena parte del Pirineo central, la Peña Montañesa, Boltaña, Aínsa y el pantano de Mediano.

Aunque cada vez el proceso de deterioro es mayor, la belleza de sus casas y de su entorno nos desvelan su pasado espectacular. Durante el pasado siglo mantuvo solo cuatro casas abiertas, tres de ellas construidas sobre una gran pendiente que le confiere una bonita estampa. Destacan las ruinas de la Iglesia románica (siglo XI) de Sta. María, un templo de tres naves que en el siglo XVII sufrió importantes reformas.

Foto cedida por Eva García

COMO LLEGAR: Llegar por la carretera del Guarga (A-1604) nos desviamos dirección al Pueyo de Morcat. Aproximadamente un Km antes de llegar dejar el coche y tomar andando una pista que en unos pocos Km nos llevará hasta Morcat. No te pierdas las panorámicas e impresionantes vistas de esta carretera.

Morillo de Sampietro

Morillo

de Sampietro

Es uno de esos hermosos lugares “alejados de la civilización” y en los que el tiempo parece haberse detenido. Sus casas son un claro ejemplo de la arquitectura pirenaica, asentadas sobre los accidentes del terreno y con unas impresionantes vistas panorámicas. La iglesia es románica del s. XII, reformada posteriormente y alberga unas interesantes pinturas murales románicas.

Se accede en coche o a pie por una pista sin asfaltar desde Boltaña o por un bonito sendero que parte desde Ascaso. Durante la ascensión veremos unas infrecuentes vistas de Boltaña y su castillo.

Su nombre guarda relación con el control del territorio, ya que durante la época medieval del Alto Aragón el término “morillo” hace referencia a una fortificación que no está situada en la cota más alta de la zona, porque en ese caso el apelativo sería el de “muro”.

Su escaso y típico caserío ocupa un escarpe rocoso sobre la orilla derecha del río Yesa. Desde la tortuosa carretera de regreso del cañón de Añisclo hacia Escalona por Vió y Buerba se puede ver al otro lado del cortado del río Yesa, el agreste paraje donde se asienta Morillo de Sampietro. Podemos aseverar sin ninguna duda que es un verdadero balcón sobre el que contemplar el paisaje y sobre el que colgarse en el vacío.

Foto cedida por Xisco Villalonga

COMO LLEGAR: Desde el parking de la carretera de Javierre que da acceso al casco antiguo desde la N-260 dirección Fiscal, coger una pista sin asfaltar y en unos 10 Km se llega en coche hasta esta localidad. Otra opción es tomar el camino que parte desde Ascaso

San Fertús

San Fertús

Bello despoblado sin acceso rodado. Este aislamiento ha propiciado que no sufriera expolio como en otros pueblos más accesibles. Varias edificaciones apenas en pie nos reciben. El entorno, las casas casi cubiertas por la maleza nos llevan a imaginarnos la vida en este pueblo años atrás, a otro tiempo.

La vivienda principal continúa siendo bellísima, aunque ha sufrido el derrumbe parcial de su cubierta. Es un edificio alargado y estrecho con un pequeño patio en su fachada sur, totalmente cubierto por la maleza.

Junto a la casa se encuentra la ermita de San Fertús, pequeño templo de una nave que todavía conserva el altar y la pequeña bóveda que lo protege. En una de las casas todavía se puede ver una gran barrica en su interior.

Foto cedida por Xisco Villalonga

COMO LLEGAR: por la pista forestal que sube al Pueyo de Morcat sale un sendero circular por el que hacer una bonita excursión.

Seso

Seso

Sobre la ribera del río Ara encontramos esta estructura bien conservada entorno a una casa principal y con edificios de apoyo a orillas del río.

Sobre la ribera del río Ara encontramos esta estructura bien conservada entorno a una casa principal y con edificios de apoyo a orillas del río Ara. Desde aquí se puede visitar la cueva de Seso próxima al pueblo, se trata de una galería subterránea de corto desarrollo, sencilla pero de gran belleza. Desde Seso podemos completar la visita al barrio alto y bajo de Silves por un sendero que asciende entre el bosque.

COMO LLEGAR: Acceso en coche. Tomar el desvío a Campodarbe. Nada más cruzar el río Ara sale un pista en buen estado a la derecha. Dejarlo aparcado unos cientos de metros antes al encontrarnos con una “valla-cadena”. Desde La Gorga, pasando por el puente de Moscarales bonita ruta a pie.

Sieste

Sieste

A dos kilómetros de Boltaña y en la ladera de un elevado promontorio, el tozal de La Madalena, se encuentra este pequeño pero precioso núcleo formado por un conjunto de viviendas con características propias de la arquitectura popular pirenaica.

En Sieste es fácil encontrar antiguas casas del siglo XVI con sus edificaciones auxiliares, pajares, eras o huertas. Aunque también hay detalles para los que deberás prestar más atención, como el dintel que hay sobre la puerta de Casa Piquero que anuncia el nombre de su artesano, o las típicas chimeneas que salpican los tejados, terminadas con figuras esculpidas o piedras en punta, los llamados espantabrujas, un elemento de apreciada utilidad en épocas pasadas, que tenían la función de evitar la entrada en la casa de brujas y malos espíritus, causantes de enfermedades, plagas o tormentas.

Lo más sorprendente de Sieste, son las vistas desde la Plaza. Al fondo, en la lejanía, puedes contemplar las cumbres del Monte Perdido, el macizo calcáreo más alto de Europa y parte del Parque Nacional de Ordesa. Más cerca, en el piedemonte, el Valle del río Ara en su tramo bajo donde el río se ensancha y serpentea como un hilo de plata. Hacia el este, alzándose como un imponente tótem pétreo, cobra protagonismo en el paisaje la Peña Montañesa, otro importante símbolo natural de la Comarca de Sobrarbe. Aquí, en la plaza, se encuentra también la iglesia. Un pequeño templo barroco del siglo XVI, de nave única y con pinturas de carácter popular decorando su interior.

Sieste es la puerta de entrada a la privilegiada zona de “la Valle y San Martín”. Un paraje de belleza impresionante, escondido y encantador, donde puedes disfrutar de distintas rutas en BTT o atractivas propuestas senderistas, como la que remontando el cauce del propio Barranco de Sieste conduce hasta las cristalinas aguas de las Pozas de San Martín y llegan hasta la espectacular Cascada del Confesionario.

Foto cedida por Xisco Villalonga

COMO LLEGAR: A la salida de Boltaña dirección Aínsa, tomar la carretera que pasando por el Monasterio de Boltaña lleva hasta Sieste.

Silves

Silves

Localidad dividida en dos barrios, Silves Alto y Silves Bajo. En el primero de ellos, a casi 1.000 metros de altitud encontramos un bello balcón sobre el río Ara y el anticlinal de Nabaín. Es un ecosistema protegido por estar declarado Lugar de Interés Comunitario (LIC). Este núcleo, que estuvo despoblado, muestra un conjunto de viviendas propias de las construcciones de la zona y alguna que otra borda. Destaca una de las viviendas que posee en su conjunto una serie de interesantes elementos, como hornos, hogares, chimeneas y portadas doveladas.

Silves Bajo es un bellísimo despoblado con unas construcciones interesantes como su iglesia del S. XI, los restos de una antigua abadía y huellas de otras edificaciones como la magnífica “Casa Peña”, edificada al borde de un cortado rocoso y con notable bodega a la vista.

COMO LLEGAR: Por la carretera A-1604, que por la Guarguera nos encamina hacia el puerto de Monrepós y hacia Huesca, deberemos acceder por una pista sin asfaltar que aparece a mano derecha, recorrido aproximadamente un kilómetro desde que atravesamos el río Ara. También se puede acceder a pie desde Seso

Soy Patrimonio

Soy Naturaleza

Soy Tradición